JUEGO RESPONSABLE

El juego saludable es la práctica de juegos de azar como forma de entretenimiento y diversión, en la que el participante juega informado de las probabilidades de ganar o perder, apuesta de forma moderada y disfruta la experiencia de juego sin necesidad de asumir riesgos altos.   En ocasiones, algunas personas tienen dificultades, de diversa índole, gravedad y duración, para jugar a juegos de azar de forma saludable, dejando de ser el juego una diversión para convertirse en una necesidad que puede derivar en un problema de juego patológico.   El juego patológico es un trastorno consistente en la pérdida de control del comportamiento en relación con el juego, con graves consecuencias para las personas y su entorno.   Se considera que una persona tiene una conducta patológica cuando pierde la libertad de decidir si quiere jugar o no, y el juego pasa a ser una necesidad prioritaria, con el consiguiente deterioro de la vida individual, familiar y social, siendo rasgos esenciales del juego patológico son los siguientes:

  • Pérdida de control sobre los impulsos de jugar durante un periodo de tiempo continuado.
  • Aumento de la frecuencia de juego y de la cantidad apostada.
  • La preocupación por jugar y obtener dinero para seguir haciéndolo es constante.
  • Las alteraciones de la conducta en relación con el juego continúan aun cuando existen consecuencias adversas.

El test de autoevaluación le permitirá saber si tiene problemas de adición al juego y, en su caso, ayudarle a tomar medidas para corregir su situación.   Si detecta que existen problemas y necesita ayuda hay entidades y asociaciones especializadas en patologías del juego donde puede encontrar apoyo para superar el problema.   Adicionalmente, si desea autoexcluirse del juego online y del juego presencial en el ámbito nacional puede inscribirse en el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego (RGIAJ)

La Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego, y su normativa de desarrollo contemplan medidas de protección y de carácter preventivo que enmarcan la política de juego responsable de la DGOJ, entre las que cabe destacar las siguientes:

  • Prohibición de acceso a menores de edad y personas inscritas en RGIAJ, estando obligados los operadores online a verificar estas circunstancias con carácter previo a la apertura de una cuenta de usuario.
  • Establecimiento de límites diarios, semanales y mensuales de depósitos cuya ampliación requiere la superación por parte del participante de un cuestionario de juego responsable, no estando permitido el juego a crédito.

Asimismo, para promover el juego responsable se establecen, las páginas web de los operadores de juego online han de disponer del siguiente contenido:

  • Sitio de juego responsable en el que se proporcione a los participantes la información necesaria para que éstos puedan hacer una selección consciente de las actividades de juego y en el que se promuevan actitudes de juego moderado, no compulsivo y responsable (sitio de juego responsable).
  • Información sobre  la prohibición de acceso a menores de 18 años y personas incluidas en el RGIAJ.
  • Opción de reducir los límites de depósito establecido.
  • Opción de autoexclusión que bloquee la cuenta del jugador y restricciones a la comunicación comercial en estos casos.
  • Enlace al RGIAJ que posibilite su inscripción en el mismo.
  • Test para evaluar posibles problemas de adicción.
  • Medios de control de tiempo de juego.
  • Información sobre instituciones de ayuda.

La DGOJ viene desarrollando, en colaboración con la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI) diversos acuerdos de regulación publicitaria: